Inicio
Domingo 27 de octube de 2013
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
Listar resúmenes del 27 Oct 2013:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 27 de octube de 2013
LA PATRIA, Revista Dominical
Idioma:
Tamaño:

Ten piedad de mí

•  Por: Bernardino Zanella - Siervo de María


Uno de los dos volverá a casa justificado, el otro no
Orar significa encontrarnos con la dimensión más profunda de nuestro ser, y ponernos frente a Dios en un diálogo íntimo que permita una plena apertura a Él, para ser un reflejo de Él en nuestra vida.

Pero es posible también encontrarnos sólo con nosotros mismos y nuestro vacío.

Leemos en el evangelio de San Lucas 18, 9-14:

«Refiriéndose a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás, Jesús dijo esta parábola:

Dos hombres subieron al Templo para orar; uno era fariseo y el otro, publicano. El fariseo, de pie, oraba así: "Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás hombres, que son ladrones, injustos y adúlteros; ni tampoco como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago la décima parte de todas mis entradas".

En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se animaba siquiera a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "¡Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador!".

Les aseguro que este último volvió a su casa justificado, pero no el primero. Porque todo el que se eleva será humillado, y el que se humilla será elevado».

Una parábola dirigida "a algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás", pero también portadora de esperanza para todos los que no se animan "siquiera a levantar los ojos al cielo".

Dos hombres suben al templo al mismo tiempo, y los dos tienen la intención de orar, pero son muy diferentes entre ellos, y bien diferente es su manera de orar.

Uno es fariseo, y representa a todos los que se consideran buenos, porque cumplen con todos los preceptos y las normas de la Ley. Es un hombre piadoso y recto. En su oración se encuentra con los demás, no para crear comunión, sino para separarse de ellos, denunciando lo que tal vez son realmente: "ladrones, injustos y adúlteros", o publicanos. Él, en cambio, no sólo no tiene pecado, sino que hace el bien más allá de lo debido, aunque no destinado al prójimo: "Ayuno dos veces por semana y pago la décima parte de todas mis entradas". Está en el templo, pero Dios mismo está de sobra, porque él no lo necesita: se salva por sus méritos. De alguna manera, se siente en derecho de cobrarle a Dios: Dios es su deudor. Se siente bien consigo mismo, complacido y satisfecho, feliz por su bondad, artífice de su santidad. Mira a los demás sólo para juzgarlos con desprecio, y agradece a Dios no por la bondad y misericordia de Dios, sino porque él es diferente y mejor de todos: "Te doy gracias porque no soy como los demás hombres".

El otro hombre que ora en el templo es un publicano, un cobrador de impuestos, una persona odiada por su pueblo porque está al servicio del imperio romano invasor y explota a su propia gente. Frente a Dios, tiene conciencia de su indignidad: "Manteniéndose a distancia, no se animaba siquiera a levantar los ojos al cielo". No juzga a nadie, y no tiene nada de que gloriarse. Confiesa su pecado con un gesto no ritual: "Se golpeaba el pecho", de donde sale toda maldad. En la oración se descubre a sí mismo, y su invocación se hace esencial: "¡Dios mío, ten piedad de mí, que soy un pecador!". Es la confianza total de un hombre que reconoce de no merecer nada, pero sabe que la misericordia gratuita de Dios es más grande que su pecado, y se entrega a Dios con extrema humildad.

En la opinión común, el fariseo era el hombre respetado y perfecto. Su oración tenía que ser plenamente agradable a Dios, mientras que la oración del publicano, pecador sin esperanza de conversión, no podía ser aceptada. Jesús da un juicio totalmente imprevisible y distinto: "Les aseguro que este último volvió a su casa justificado, pero no el primero". Es acogida la invocación del publicano, que desde el abismo de su indigencia y su miseria se reconoce necesitado de la compasión de Dios; y es rechazada la oración del fariseo, que se contempla a sí mismo y se cree autosuficiente.

En realidad, los dos orantes necesitan la misericordia de Dios, pero el publicano abre su corazón para recibirla, y el fariseo no la recibe porque ya está lleno de sí mismo.

La sentencia final de Jesús, repetida por Lucas para su comunidad, aunque tal vez no pertenezca originalmente a esta parábola, la interpreta perfectamente: "Todo el que se eleva será humillado, y el que se humilla será elevado". Es la lógica de Dios, que recorre todo el evangelio, desde el inicio, en las dos anunciaciones, a Zacarías y a María, y en el sublime canto de la Virgen: "Despliega la fuerza de su brazo, desbarata los planes de los soberbios; derriba del trono a los poderosos y eleva a los humildes".


Dios perdonará nuestros pecados si le abrimos el corazón

Parábola del fariseo, que es soberbio, y el publicano, que se muestra más humilde

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Ten piedad de mí

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2018 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Revista Dominical - Pág 2 de 8
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 225 invitados en línea