Inicio
Domingo 6 de octube de 2013
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
   Ver la edición de HOY     Listar resúmenes del 6 Oct 2013:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 6 de octube de 2013
LA PATRIA, Revista Dominical
Idioma:
Tamaño:

Si tu hermano peca

•  Por: Bernardino Zanella - Siervo de María


El padre demuestra su amor gratuito hacia su hijo
El hombre decidido, firme, seguro de sí mismo, que amenaza y cumple, que se venga de las ofensas que cree haber recibido, parece la imagen del hombre valiente, con fuerte personalidad. El hombre paciente, que busca el diálogo, la reconciliación, el perdón y el reencuentro, parece un hombre débil, que no sabe hacerse valer. Y en cambio, en él están la verdadera fortaleza y sabiduría.

Leemos en el evangelio de San Lucas 17, 3b-10:

«Dijo el Señor a sus discípulos: "Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo. Y si peca siete veces al día contra ti, y otras tantas vuelve a ti, diciendo: ‘Me arrepiento’, perdónalo".

Los apóstoles dijeron al Señor: "Auméntanos la fe". Él respondió: "Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’, ella les obedecería.

Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando éste regresa del campo, ¿acaso le dirá: ‘Ven pronto y siéntate a la mesa’? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después’? ¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó? Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: ‘Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber"».

Es posible que en la comunidad de los discípulos, alguien se desvíe: un hermano puede ofender a otro hermano. La ofensa provoca separación. Es el mismo ofendido que, en lugar de tener resentimiento y deseo de venganza, debe tomar la iniciativa y tratar de recomponer la unidad, reconstruir la armonía y la paz, a través de la corrección fraterna, para llegar al arrepentimiento, la reconciliación y el perdón: "Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo". La indicación de Jesús es breve y esencial, e indica una dirección, aunque en la realidad estos procesos muchas veces son difíciles y fatigosos.

Y lo más difícil es seguir perdonando cuando se repite la ofensa. El número siete en el mismo día indica que es posible la perseverancia sin límite en la ofensa, pero igualmente es necesaria la disponibilidad sin límite al perdón: "Si peca siete veces al día contra ti, y otras tantas vuelve a ti, diciendo: ‘Me arrepiento’, perdónalo".

Para poder vivir y anunciar las exigencias del Reino de Dios, de una sociedad justa, solidaria y reconciliada, los apóstoles piden a Jesús una mayor fe: "Auméntanos la fe". Les queda demasiado grande su propuesta. Él contesta que no hace falta un aumento de fe. Es necesario simplemente tener confianza en Dios y creer que es posible la conversión, pasar de la concepción religiosa de los escribas y fariseos, representados por la morera, a la liberación que realiza la plena adhesión a Jesús y a su proyecto: "Si ustedes tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, y dijeran a esa morera que está ahí: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’, ella les obedecería".

Sin la adhesión a Jesús los apóstoles seguirán siendo esclavos de la Ley, cumplidores de todas las obligaciones, "simples servidores", pero no alcanzarán la libertad de los hijos. El servidor conoce la dureza de un patrón que no lo respeta y se hace servir, sin tener en cuenta su dignidad y su cansancio: "Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después". Igualmente los discípulos, si siguen sometidos a la Ley, sólo podrán decir: "No hemos hecho más que cumplir con nuestro deber", pero no conocerán el amor gratuito de Dios. Como el hijo mayor de la parábola, que había cumplido con todas las órdenes, sirviendo por tantos años "sin saltarse nunca un mandato", no había sido capaz de compartir la alegría por el regreso de su hermano menor, ni había podido conocer y reproducir en su vida ese inmenso amor gratuito del padre. No ha pasado de servidor a hijo.


Si tu hermano peca repréndele

Jesús enseñó con la parábola de la semilla de mostaza

El mejor ejemplo de perdón lo dio el Papa Juan Pablo II

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Si tu hermano peca

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2020 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Revista Dominical - Pág 2 de 8

Hazte fan de La Patria
      Hay 192 invitados en línea