Inicio
Domingo 28 de julio de 2013
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
Listar resúmenes del 28 Jul 2013:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 28 de julio de 2013
LA PATRIA, Revista Dominical
Idioma:
Tamaño:

Señor, enséñanos a orar

•  Por: Bernardino Zanella - Siervo de María


La imagen de Dios que muchos tienen, es la de un ser todopoderoso, que favorece a los que le alaban, y concede según su discrecionalidad los dones que desean a los que se lo piden con humildad y perseverancia.

En cambio, leemos en el evangelio de san Lucas 11, 1-13.

Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos". El les dijo entonces: "Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino, danos cada día nuestro pan cotidiano; perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a aquéllos que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación".

Jesús agregó: "Supongamos que alguno de ustedes tiene un amigo y recurre a él a medianoche, para decirle: ‘Amigo, préstame tres panes, porque uno de mis amigos llegó de viaje y no tengo nada que ofrecerle’, y desde adentro él le responde: ‘No me fastidies; ahora la puerta está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme para dártelos’. Yo les aseguro que aunque él no se levante para dárselos por ser su amigo, se levantará al menos a causa de su insistencia y le dará todo lo necesario. También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá. ¿Hay entre ustedes algún padre que da a su hijo una serpiente cuando le pide un pescado? ¿Y si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre del cielo dará el Espíritu Santo a aquéllos que se lo pidan!".

Una de las enseñanzas extraordinarias que Jesús ofrece en el viaje con sus discípulos hacia Jerusalén, es la forma de orar. Según el evangelio de san Lucas, Jesús enseña la oración como una experiencia que él mismo realiza muchas veces, en los momentos más importantes de su actividad misionera, y que transmite a los discípulos como expresión original que los identifica y los distingue de los discípulos de otros maestros espirituales. Enseña una actitud profunda, un proyecto de vida, no una simple fórmula.

Llamarán a Dios con el nombre de "Padre". Dios no es un soberano todopoderoso y caprichoso, un dios lejano y castigador. Es el dador de vida: la cuida y la protege. Los hijos e hijas establecen con él una relación de intimidad y confianza: son miembros de su familia. Están llamados a ser parecidos a él, partícipes de su misma vida.

En el evangelio de san Mateo la oración del "Padrenuestro" es más amplia. En Lucas es breve y esencial. Probablemente traduce con mayor fidelidad las palabras mismas de Jesús.

La primera parte, referida a Dios, pide que "sea santificado" el nombre de Dios y que venga su Reino. El nombre de Dios, y Dios mismo, serán conocidos y bendecidos entre todos los pueblos en la medida en que los discípulos de Jesús sean testigos fieles de su amor y ternura, y que más allá de las limitaciones de ellos, Dios mismo revele su paternidad misericordiosa a toda la humanidad. E invocar la venida del Reino no será una manera para someterse a una dominación, sino la actitud con que el discípulo se dispone a cambiar su vida según el proyecto del Reino y a trabajar para que ese Reino de justicia y de paz se extienda en el mundo, y para reconocerlo en la multiplicidad de las formas en que se manifiesta en las distintas culturas.

La segunda parte de la oración, referida a la comunidad, pide el pan: "Danos cada día nuestro pan cotidiano". Que a nadie le falte el pan, y nadie tenga demasiado. Es el pan para una vida digna, de los bienes de la creación compartidos, y el pan que es Jesús, el pan de su palabra y de la eucaristía.

Pedir perdón y ofrecerlo es la forma más alta de confianza y de amor, la característica que hace a los hijos más parecidos al Padre de la misericordia: "Perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a aquéllos que nos ofenden".

Es difícil vivir siempre como hijos de Dios, reconciliados y en paz. Se oponen la fragilidad humana, la fatiga de la perseverancia, la hostilidad que puede venir de los mismos hermanos o de los que se oponen al Reino de Dios. Son pruebas a las que hay que resistir. También Jesús fue sometido a pruebas y tentaciones. Ha podido vencer confiando en el Padre. La misma confianza podrán tener todos sus hijos: "No nos dejes caer en la tentación".

La perseverancia en la oración no tiene la finalidad de presionar y convencer al Padre para que, "a causa de su insistencia", conceda sus favores a sus hijos: "El Padre de ustedes sabe lo que necesitan antes de que se lo pidan". La oración perseverante: "pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá", no pretende modificar el corazón del Padre, que ya está totalmente dispuesto en favor de sus hijos, los ama de un amor infinito y precede todas sus peticiones. La oración irá modificando el corazón del orante, lo dispone a recibir el don de Dios y lo hace entrar siempre más en sintonía con el corazón del Padre, hasta llegar a tener los mismos pensamientos y sentimientos del hijo Jesús. Por eso, el fruto de la oración no será conseguir algún beneficio particular, sino el don del Espíritu: "El Padre del cielo dará el Espíritu Santo a aquéllos que se lo pidan". Con ese don del Espíritu, con esa energía divina, lograremos realizar nuestra vocación de hijos e hijas, y podremos invocar con toda confianza a Dios como Padre.


Jesús es el buen pastor de hombres

Enseñó a orar el Padre Nuestro

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Señor, enséñanos a orar

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2020 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Revista Dominical - Pág 2 de 8

Hazte fan de La Patria
      Hay 187 invitados en línea