Inicio
Domingo 1 de mayo de 2011
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
   Ver la edición de HOY     Listar resúmenes del 1 May 2011:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 1 de mayo de 2011
LA PATRIA, Cultural El Duende
Idioma:
Tamaño:
Desde mi rincón:

Más bemoles de la ‘Democracia’…

•  TAMBOR VARGAS


La consideración del concepto de ‘democracia’ y, sobre todo, de su aplicación a lo largo de la historia y a lo ancho de los países, ha de ser una fuente de humildad cuando no se la manipula al servicio de determinados ‘dogmas’ o no se la quiere encajar con determinadas ideologías. Esto hace que lo único que cabe concluir adecuadamente del concepto y de la aplicación son los conceptos de historicidad y de analogía.

En efecto, nada sería más alejado de la realidad considerarlos ‘eternos’ y ‘universales’, porque no fueron ni lo uno ni lo otro. Tampoco le cuadra el concepto de ‘garantizada’. La historia no confirma que todos los hombres siempre han sentido la aspiración a que en su vida social se apliquen los principios democráticos; para que los mejores principios se transformen en realidades hacen falta muchos otros factores, tanto individual como colectivamente. La realidad todavía es peor si se pretende que tales principios queden ‘consagrados’ para que ya no sufran oscurecimientos, combates o negaciones. Y no sólo porque la democracia siempre ha tenido, tiene y tendrá sus enemigos, sino porque los mismos que se declaran partidarios de aquellos principios, pueden vulnerarlos, olvidarlos o manipularlos.

Lo malo de estos enfoques de estos temas es que, en nuestros días, para no caer en las brasas uno cae en el fuego. Quiero decir que a quien no absolutiza los principios democráticos (ni en la teoría, ni –sobre todo– en la realidad), parece necesario adscribirlo a la escuela de los ‘relativistas’. Y como hoy el ‘relativismo’ suele ser equivalente a la negación de cualquier vedad y de cualquier principio… ya podemos darnos cuenta de la indeseable elección: o amigo absolutista del fundamentalismo o partidario de la relatividad de cualquier principio (relativización, que es lo mismo que negación).

¿Cuál sería la estrecha senda que permita evitar ambos precipicios? Pero ¿por qué hay que aceptar como relativismo lo que no es más que su absolutización dogmática? ¿Por qué al que no admita absolutizar los valores humanos hay que condenarle a que los relativice absolutamente? ¿Quién no ve que se confunde la gimnasia con la magnesia?

He afirmado que en estos temas uno ha de aprender la virtud de la humildad; y una de las tendencias que suele vulnerar esa virtud es el progresismo, entendido como una de las ‘filosofías de la historia’ o ideologías que más han marcado la mentalidad del siglo XX y lo siguen haciendo en nuestros días. Y en esto el progresismo se muestra tanto en lo cronológico (cuántas veces no hemos oído o leído aquello de que ‘no es posible que esto suceda en el siglo XXI’) como en lo territorial (continentes y países con ‘democracia patentada’ frente a los continentes siempre a punto de ‘recaer’ en cualquier tipo de dictadura).

Tanto prólogo para traer a colación y denunciar lo que sucede en Alemania: son ya más de medio centenar los padres de familia encarcelados por negarse a que sus hijos reciban la llamada ‘educación sexual’, que rechazan por sus convicciones religiosas. Un estado que actúa así, ¿puede aspirar al título de ‘democrático’? Parecería que estamos ante una pulseta entre el ‘estado’ y el ‘ciudadano’; y tratándose de Alemania, a uno le suele venir a la mente aquel cliché de la ‘rigidez prusiana’. Prusiana o no, la represión administrativa y judicial de la conducta de estos ciudadanos basta para poner en duda el carácter ‘democrático’ de su sistema legal; y detrás de él, del conjunto doctrinal que se ha ido tejiendo para darle sustento. Y otro tanto podría decirse de los estados que, en materias morales, también rechazan el derecho a la objeción de conciencia de una forma más o menos absoluta (el Estado español, entre ellos).

¿Se han fijado que hablamos de países situados en un continente de ‘democracia blindada’? Entre otras muchas y variadas consideraciones, podemos peguntarnos: ¿cómo puede compatibilizarse esto con la oficialización de una ‘memoria histórica’ que pone el derecho de la conciencia por encima de las leyes aprobadas por las dictaduras? Parecería que los políticos y su doctrina han aprendido bien esta norma: cómprate patente de ‘demócrata’ y podrías hacer lo que se te antojare…

Contra este abuso, sólo queda un remedio: antes de extender certificados de democracia a los sistemas, gobiernos y partidos políticos, ¡fíjense en lo que hacen y no en lo que dicen! Y para que una legislación goce de legitimidad, no basta que la haya aprobado una mayoría parlamentaria. Parecería como que, de repente, los estados han sentido el pánico de que los ciudadanos no hagan caso de sus leyes. Duras verdades, pero verdades. Son algunos de los bemoles de la ‘democracia’.

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Más bemoles de la ‘Democracia’…

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2020 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cultural El Duende - Pág 3 de 8
Hazte fan de La Patria
      Hay 304 invitados en línea