Inicio
Sábado 8 de septiembre de 2012
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
   Ver la edición de HOY     Listar resúmenes del 8 Sep 2012:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Sábado, 8 de septiembre de 2012, Bolivia - Nacional
Idioma:
Tamaño:

Los caminantes a Cala Cala

•  Por: Edgar Jorge Rodríguez Alánez

Apenas el calendario entra a terminar agosto, en el recreo, en las esquinas del barrio, hablan y deciden caminar la distancia que va desde Oruro a Cala Cala. Organizan la caminata y averiguan, invitan a un guía que ya haya caminado, preguntan los pormenores, preguntan los peligros, pero sobre todo preguntan la aventura y saborean ya la caminata. Con la idea en la cabeza los caminantes organizan los grupos, de cuánto cuesta retornar, el precio del apicito de la mañana, de la comida del mediodía, de qué llevar, de cómo comportarse, mientras el calendario deshoja ya septiembre, los caminantes fijan el día, a partir del 14 de septiembre día de la fiesta del Señor de Lagunas y los fines de semana que siguen.

Cada día que pasa se ciernen sobre los caminantes problemas que parecen quebrar su voluntad. El permiso de los padres, si es hombre no existe mucho problema con la promesa de no caer en las redes del alcohol. Si son damas los obstáculos se hacen mayores y las exigencias de que tal o cual amiga deberá estar entre las compañeras de caminata o la obligación ineludible de llevar a la hermana menor. Del dinero que no tendrán, del incremento de tareas de casa, de los por qué quieren ir, se vuelven cotidianos. Los berrinches de las exigencias hacen tregua, se vuelven peleas de disimulo, protocolo y diplomacia entre padres e hijos.

El tiempo ha llegado, la hora de partida empieza con las sombras de la noche, los unos más temprano de la medianoche, para un campito en el templo, otros más tarde de la medianoche, para otros el tiempo justo para llegar cuando el alba deslumbre. Apenas caminan, ven al frente y atrás, buscan algún posible delator, un pacto de silencio se cierne entre ellos mientras las volutas de humo se funden con las sombras. La noche se hace jirones de sombras tachonadas de argenta plata, en algunas de esas noches invitan a la nieve que cubra con su manto blanco el campo y los caminantes. Algunos más avezados, esperan embriagarse, no saben que entre la inocencia de la primera vez se oculta un terrible fantasma que puede volverlos para siempre inútiles, en tanto no saben quieren que el espíritu del vino les refresque las pequeñas alegrías, les llore sus penas y aliente sus ilusiones.

Los caminos, arduos, se hacen encrucijadas, se hacen paradas y con el paso se consumen las horas de peregrino. El camino de polvo y guijarros de ayer se ha hecho sierpe negra que culebrea y reluce su lomo de asfalto. Los pies están cansados, sus ojos miran sombras y siluetas, sus bocas hablan de lo más fatuo y nimio a trascendentales, existenciales. A vanguardia van y vienen, el grueso camina y de cuando en cuando deciden parar, los rezagados son esperados, los que no pueden más son ayudados y saben quién va delante, quien detrás, quien puede ayudar y quien no, los caminantes caminan y caminan y la piedra puede partirse en mil pedazos si osa ponerse al frente, y en su ánimo el camino se vuelve un tendal de mieles para la alforja de la vida.

No ha despuntado el alba, la noche negra de sombras escucha los ruidos, bullicio constante de gentes que arriban al Templo de Cala Cala. Caminantes que siguen a caminantes, caminantes que llegan hasta la nave del templo donde se encuentra el Señor de Lagunas. Repleto de gentes se encuentra el camino hasta el altar, los unos orando, los otros dormitando en el bullicio al amparo de la cruz. Las velas se encienden adentro y afuera del templo. Los más salen del templo para hacerse lugar en el frío del pueblo. Arrimados a una pared encienden alguna fogata, arrimados en un pequeño círculo, hablan de las peripecias del camino, gozan, admiran la valentía, condenan la cobardía, se sientes dueños de lo acontecido, se sienten vivos, se sienten entrar con su juventud al mundo de los adultos, ahítos de vida esperan que el sol rompa los tules de sombra de la noche. Los pies, de algunos, llagados, el cuerpo jadeante todavía, miran y miran siluetas, las siluetas pierden sus tules de sombras aguijoneados por los rayos del sol, recobran su rostro, y se reconocen los peregrinos en el mar de gentes como hermanos. Ellos tienen los años imberbes, ellas apenas empiezan a ser tierra fértil. Los de más edad piensan en ellas y ellas en ellos y se miran y se reconocen en el camino, en el pueblo y su mirada tiene el futuro de dos, la ilusión de dos. Caminaron los caminos que otros caminaron como si fuera la primera vez, como si fuera los primeros en ollar ese camino.

Camina caminante, peregrino, que a tu espalda no sea tan pesada tu cruz, que los maderos todavía los lleva el Señor de Lagunas.

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Los caminantes a Cala Cala

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2018 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cuerpo principal - Pág 3 de 12
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 343 invitados en línea