Inicio
Domingo 21 de diciembre de 2014
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
   Ver la edición de HOY     Listar resúmenes del 21 Dic 2014:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 21 de diciembre de 2014, Cultural El Duende
Idioma:
Tamaño:

Lo que puede aprender un poeta


Hay varios maestros (y personas) llamadas Robert Lowell y yo solo intentaré hablar de uno de ellos. El señor Lowell con el que estudié durante el otoño de 1958 y el invierno de 1959 era un hombre sabio y un maestro certero. Con esto quiero decir que generalmente estaba en los cierto con respecto a un poema.

La clase se reunía los martes en la Universidad de Boston, de dos a cuatro, en un recinto lúgubre con forma de caja de zapatos. Era un lugar sombrío, que parecía haber estado sumido en el olvido durante años, como la sala de las hilanderas del castillo de la Bella Durmiente. No se nos permitía fumar, pero todo el mundo fumaba lo mismo, usando sus propios zapatos como ceniceros. Desacostumbrada a tomar clases, esta me parecía lenta y desangelada. Pero yo había entrado por la puerta trasera y no era buen juez. En el verano de 1958 había hecho una corta peregrinación para conocer a W. D. Snodgrass en un congreso de escritores en Antioch. Me preguntó si había estudiado con Lowell e insistió en que debía hacerlo… de inmediato.

Nunca había ido a la universidad y sabía tan poco de poesía y de otros poetas que me sentía grotescamente fuera de lugar en el seminario para graduados de Robert Lowell. Había alrededor de veinte estudiantes –diecisiete graduados, otras dos amas de casa (que eran graduadas en algo), y un muchacho que se había pasado de contrabando desde el Instituto Tecnológico de Massachussetts. Yo era la única de la clase que no había leído Lord Weary’s Castle

El señor Lowell era formal a la manera de nueva Inglaterra, poco fluido, tenía una voz suave y hablaba lentamente. Me parece que la gente recuerda la voz del maestro que amaron mucho tiempo después de haber olvidado lo que decía. Al menos, eso he notado en el caso de los poetas y sus maestros. La reverencia del señor Lowell por la voz de John Crowe Ransom era algo que nunca entendí hasta hoy, cuando me encuentro recordando la voz de Lowell y la manera en que él podía leer un poema. Al principio me impacientaba llena de ideas y sentimientos y del deseo de interrumpir su lenta lectura verso por verso del trabajo de un estudiante. Leía el primer verso… se detenía y hablaba en detalle sobre él. Yo quería leer todo el poema rápidamente y después volver sobre él. No veía ningún mérito en arrastrar morosamente el asunto hasta que uno terminaba casi por odiar la condenada cosa… incluso el propio poema, especialmente el propio. En este punto le escribí al señor Snodgrass manifestándole mi impaciencia, y él me respondió así: "Francamente, yo solía bajar la cabeza ante cada una de sus afirmaciones, y me enseñó mucho más de lo que me hubiera podido enseñar toda una banda de académicos". Así que mantuve la boca cerrada. Y Snodgass tenía razón.

El método de enseñanza de Robert Lowell es intuitivo y abierto. Después de leer el poema de un estudiante, lee otro que el primer poema le ha evocado. La comparación suele ser dolorosa. Lowell trabaja con un helado cincel y con tanta piedad como un dentista. Elimina la putrefacción. Pero aunque nunca es amable con el poema, sí lo es con el poeta.

En noviembre le di un manuscrito para ver si le parecía "que era un libro". En general se mostró entusiasta, pero me sugirió que descartara la mitad y que escribiera otros quince poemas que fueran mejores. Señaló los más débiles y yo bajé la cabeza y los descarté. Suena demasiado simple decir que yo tan solo –tal como él dijo en una oportunidad– salté las vallas que él había puesto en mi camino. Pero lo que hace la diferencia es quién pone las vallas. Él definió la meta y actuó como si yo fuera un buen caballo de carrera para que pudiera correr naturalmente por la pista.

Desde ese año y ese libro he conducido dos veces hasta Marlborugh Sterrt para verlo en su estudio de la planta alta. La mucama me abrió la puerta y yo trepé laboriosamente por los tres tramos de la anticuada escalera. Estaba sentado ante su enorme escritorio, hablando de la misma manera lenta y minuciosa. Reescribí tres veces un breve poema lírico, hasta que él quedó satisfecho. La distinción de Robert Lowell como poeta es que sabe cómo controlar su fuerza, y su distinción como maestro es que nunca se impresiona con el despliegue de imágenes o sonidos (esas cosas con las que un poeta nace, en cualquier caso).

La última vez que vi al señor Lowell fue hace más de un año, antes de que se fuera a Nueva York. Lo echo de menos como todos los aprendices echan de menos a su primer maestro verdadero. Es un hombre modesto y un crítico incisivo. Me ayudó a desconfiar de la frase musical fácil y a buscar la franqueza del habla común. Si una tiene suficiente energía natural, él puede enseñarle a controlarla. No me enseñó qué poner en un poema, sino qué sacar. Me enseñó a tener gusto. Tal vez eso sea lo único que se le puede enseñar a un poeta.



Ann Sexton.

Poeta norteamericana, 1928 -1974.

Tomado de "Diario de Poesía"



tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Lo que puede aprender un poeta

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2017 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cultural El Duende - Pág 4 de 12
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 221 invitados en línea