Inicio
Domingo 19 de octube de 2014
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
Listar resúmenes del 19 Oct 2014:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 19 de octube de 2014, Revista Dominical
Idioma:
Tamaño:
CINE Y LITERATURA

Kon-Tiki…allende el tiempo…

•  "Los océanos han unido, más que dividido a la humanidad…"

• Por: Juan Manuel Fajardo


Cubierta del libro relacionado a la expedición
El 6 de octubre se cumplieron 100 años del natalicio del sabio, antropólogo, etnólogo, biólogo marino Thor Heyerdahl. Nacido en Larvik, Noruega en 1914 y fallecido el 18 de abril del año 2002 en Italia, Heyerdahl intrépido explorador descubrió en 1937 en las Islas Marquesas del Pacífico Sur, reliquias y leyendas que guardaban notables semejanzas con las del antiguo Perú; investigaciones posteriores le llevaron a pensar que quizá los habitantes prehistóricos de Sudamérica, pudieran haber cruzado el Océano Pacífico hasta la Polinesia; esta teoría que en un principio sólo fue una idea, tenía que ser probada de manera fáctica, así que se lanzó a la aventura de demostrar que los originarios de América del Sur habían sido los primeros pobladores de la Isla de Pascua. En la historia de la humanidad, el primer capítulo sobre la primera expedición geográfica le corresponde a la Reina Egipcia llamada Hatshepsut o Hatasú que 3600 años antes de Cristo, envió una expedición al país de Punt, región muy lejos de los dominios de Egipto, que en la actualidad comprende los territorios de Somalia y Libia antes Abisinia; anhelante de que su nombre pasara a la posteridad, dicen los historiadores: "ideó una empresa como nunca antes la había concebido rey alguno; enviar una flota a las tierras del sur del Mar Rojo no en son de guerra, sino para ver qué gente y qué productos habían en aquellos países, para establecer con ellos relaciones comerciales y, a ser posible fundar colonias…". Hatasú hija de Tutmosis I, fue la mujer que conquistó el máximo poder político en el Egipto antiguo, hasta ser llamada faraón, dotada de un espíritu dominante, ambiciosa y cruel, "se impuso a sus familiares y no tardó en aprovecharse de títulos y honores que le correspondían a su hermano Thostmos; co-regente de Tutmosis III, se erigió no como reina sino como faraón, haciéndose llamar "Hijo del sol", usando atuendos exclusivos de los faraones; "así mandó a construir las naves expedicionarias, cinco de bambú con elevadas bordas, con proas altas, encorvadas como cañas de papiro que se inclinaban bajo el impulso del viento, de fuertes mástiles y velas cuadradas adornadas con figuras simbólicas, ellas tenían doble cubierta para la carga…", señala el profesor Richard Hail de la Sociedad Geográfica de Ámsterdam. "Contando con vientos favorables, el adiestramiento de la tripulación y la buena voluntad de Amón, las naves cumplieron una travesía afortunada, al cabo de la cual llegaron al país de Punt, declarado tributario de Egipto". Por los jeroglíficos y pinturas que Hatasú mandó a realizar en el templo de Deir el Bahri, se conocen los pormenores de la aventura. Heyerdahl tenía presente tal hecho histórico cuando organizó el grupo expedicionario de seis hombres Knut Haugland, Bengt Danielsson, Erick Hesselberg, Torstein Raaby y Herman Watzinger que en una balsa con troncos de esa especie se hicieron a la mar, el 28 de abril de 1947, la vela de la embarcación en cuyo centro aparecía pintada la cabeza barbada de Kon-Tiki se izó a la vez que la bandera de Noruega en el Puerto de El Callao (Perú), representantes de la marina y el gobierno peruano, los embajadores de Gran Bretaña, Estados Unidos, China, Francia, Cuba y Argentina presenciaron el bautizo y el remolque mar adentro de la "Kon-Tiki", que navegó 101 días recorriendo la distancia de 6.900 kilómetros, atravesando el Océano Pacífico a la deriva, llevada por las corrientes marinas hasta el archipiélago Tuamotu-Raroia, donde arribó el 7 de agosto de aquel año.



Un cuaderno de bitácora…

"Kon-Tiki" fue el nombre que Thor Heyerdahl le dio a aquella embarcación en honor de Wiracocha el gran antepasado de los Incas, el "Rey Sol" que 1500 años antes se había esfumado de las tierras del Perú en dirección al Oeste, para reaparecer en la Polinesia. Heyerdahl por aquellos años sostuvo la tesis de que el poblamiento de la Polinesia se habría producido por la vía marítima que por la corriente de Humboldt barcos librados a las mareas y la fuerza del viento en dirección Este Oeste habrían navegado en tiempos remotos hacia el poniente. La travesía tuvo apenas financiamiento internacional, préstamos y donaciones la hicieron posible. Las peripecias de estos y otros hechos como el viaje mismo, los relata en su libro "La expedición de la Kon-Tiki", publicado por primera vez en español el año 1955. Heyerdahl, escritor notable detenta un admirable don descriptivo y estilo vivaz, su obra fue traducida a más de 60 idiomas; la edición de Editorial Juventud lleva un Apéndice en el que señala: "mi teoría de la inmigración, como tal no quedó demostrada con el éxito de la expedición de la "Kon-Tiki", lo que sí probamos es que las embarcaciones de balsa sudamericanas poseen cualidades que hasta ahora no eran conocidas por los hombres de ciencias modernos, y que las islas del Pacífico están situadas muy al alcance de las embarcaciones prehistóricas del Perú. Los pueblos primitivos fueron capaces de hacer travesías inmensas por el mar abierto".

"La expedición de la Kon-Tiki" consta de ocho capítulos está ilustrada profusamente con dibujos y fotografías, el Capítulo I abre así: "Nos hicimos un día a la mar en una balsa de madera en compañía de un loro y cinco hombres más….", "Una mañana estaba yo sentado ante mi cuaderno de bitácora, escribiendo en sus páginas…", "Vaya extraño diecisiete de mayo, ¿Cómo hemos venido a parar aquí? "Quizá todo había empezado un invierno anterior, o tal vez se había iniciado diez años atrás, en una islita del Archipiélago de las Marquesas en pleno Pacífico". Esta odisea también plasmada en el filme "Kon-Tiki" (1950); fotografiado en blanco y negro que dura 77 minutos, dirigido por Thor Heyerdalh y producido por Olle Nordemar y que en 1951 ganó el premio Oscar de la academia, tiene importancia como documento incomparable de la aventura más audaz del Siglo XX, y constituye junto al libro una obra de arte.

El año 2012 Joachim Ronning y Espen Sandberg cineastas noruegos realizaron el filme "Kon-Tiki", historia dramatizada de la expedición de 1947, con una inversión de $us. 15.500.000, fue nominado al Oscar 2012 como mejor película de habla no inglesa, dura 118 minutos y está filmada a colores, formidable producción con algo de nostalgia por la crónica cinematográfica, fue rodada en Suecia, Noruega, Las Islas Maldivas, Bulgaria, Tailandia, Estados Unidos y Malta. Ronning y Sandberg no son unos desconocidos ha realizado "Bandidas" con Penélope Cruz y Salma Hayek en 2006 y "Max Manus" en 2008.

De entre la profusa obra de Heyerdahl "La expedición de la Kon-Tiki" es la mejor, la más original, la que mejor define y perfila la personalidad singular de este viajero del siglo XX, porque en ella confluyen el límpido caudal de conocimientos lindantes con la sabiduría de un viejo aborigen, el predominio de sólidos conocimientos positivos y atrevidas hipótesis, premisas originales, tanto así, que no hay en todo el libro un punto vulnerable, sino todo un haz de luz de una concepción científica. "Kon-Tiki" es sin duda una obra excelente, sin máquinas y sin maquinaciones complicadas, sin torrentes de sangre o torrentes de lágrimas, grandes catástrofes, antros de fieras o festines de antropófagos, sin nada de eso, sin invenciones macabras. Conservándose siempre simple y humano, natural y verosímil, Thor Heyerdahl en la soledad de lo inexplorado inauguró por así decirlo, un género que fue revivido en otras expediciones; inauguró las impresiones de un viaje a lo maravilloso con un ensayo científico muy respetable; no es la obra eventual de un novelista que intenta hacer ciencia, sino la novela de un hombre de ciencia que sabe o supo hacer buena literatura. Las teorías de Heyerdahl años después fueron refutadas mediante teorías en contrario, pero no por demostración experimental inequívoca; por lo mismo dichas refutaciones a que si la Polinesia no fue poblada en antiguo por los sudamericanos, sino por migraciones que vinieron del Norte en base a deducciones, no le quitan mérito en cuanto a originalidad. Hubo un tiempo en que se dudaba que los vikingos hubieran poblado las costas de Groenlandia, hoy en día se tiene la certeza de que Leif Erickson y luego su hijo Erick el rojo, alcanzaron latitudes más allá de Thule o Islandia. La tripulación de la Kon-Tiki estaba integrada por seis noruegos y uno sueco, Bengt Danielsson (1921-1997), sociólogo interesado en teorías de migración humana, que cumplió el rol de traductor y era el único que hablaba español, autor del libro "Tahití Nui" en el que narra la azarosa travesía de 1956 a 1958 de un tipo de balsa prehistórica de la Polinesia a las Costas de Chile y viceversa, también el trágico fin del capitán, el antropólogo francés Eric de Bisschop.

Las expediciones Ra…

En 1969 Heyerdahl organizó otra expedición la Ra I, con el objeto de demostrar que antiguos pueblos de África podían haber llegado a América hace 4.000 años a fundar las civilizaciones azteca e inca; la balsa fabricada por originarios del Lago Chad, zozobró en altamar. En 1970 con la experiencia de la anterior, organizó otra, la Ra II, artesanos bolivianos indígenas aymaras de la familia Lima, habitantes de la Isla del Sol del Lago Titicaca la construyeron de caña de totora y papiro a imagen y semejanza de los barcos que aparecen en frescos del Egipto antiguo; de 12 metros de largo, 5 metros de eslora y 2 metros de grosor, con una vela cuadrada blanca y un sol rojo al medio; la Ra II se hizo a la mar el 17 de mayo de 1970 del Puerto de Safi, África del Norte y navegó a través del Atlántico 57 días hasta alcanzar la costa de la Isla Barbados, luego de recorrer 5.700 kilómetros, comprobando la teoría de antiguos contactos transatlánticos; su tripulación, ocho personas de diferentes nacionalidades, reflejaba diferencias raciales políticas y religiosas, y pretendía también comprobar que en espacio tan reducido como una balsa, las personas pueden desarrollar comprensión y paz. Años más tarde con la nave "Tigris", infatigable Heyerdahl pretendió probar que la cultura del Indo habría podido conectarse con la mesopotámica. La "Tigris" en protesta por las guerras que se desarrollaban en la región del Mar Rojo, fue exprofeso incendiada.

Acali…

Un árabe, un mexicano, una francesa, un angoleño, una norteamericana blanca, un griego, una sueca, un uruguayo, un japonés, una norteamericana negra y una israelí fue la tripulación de la balsa "Acali" en lengua nahualth, "La casa en el agua" en la que en 101 días de vida en el mar, equivalentes a 15 años de vida normal según los sociólogos, del 12 de mayo de 1973 al 21 de agosto de 1973, se desarrolló un experimento humano y científico único, que en opinión de uno de sus tripulantes, el Dr. Santiago Genovés español de nacimiento nacionalizado mexicano, "es la historia de una balsa solitaria en el mar, la única balsa, la primera que en los tiempos modernos cruzó el Atlántico desde África hasta Yucatán, y que a diferencia de los viajes de Colón, la Kon-Tiki, la Ra I y Ra II, no fue tras continente alguno, ni tras las huellas de posibles migraciones o viajes migratorios del pasado, en la que la Geografía pasó a segundo plano". Señalaba Genovés a tiempo de justificar el experimento: "En la tierra vivimos hombres y mujeres, y viviremos en una balsa, vamos pues a encerrarnos en una balsa a vivir de una manera totalmente inescapable, nuestro propósito, no es de supervivencia, no es etnohistórico o de comunicación humana". "Para el entendimiento del experimento en sí, antes, durante y después, hemos tratado de reunir unas veces y otras integrar datos de especialidades diversas, psicología, antropología, psiquiatría, sociología, etnología, grafología, medicina, fisiología". "En Acali, ante la cercanía de la muerte propia y de la de los demás tripulantes adquirimos conciencia clara de nosotros mismos, formamos una familia con sus fricciones que estudiamos, en busca de la pacífica supervivencia de la especie".

Llevados sólo por la Corriente Ecuatorial de Norte y los vientos alisios, hombres y mujeres en un espacio muy reducido, encerrados en un laboratorio de comportamiento humano, Acali se definió como un proyecto científico ideado para saber más sobre las relaciones interpersonales sexo, raza, nacionalismos, hacinamiento, carácter, cultural, ciencia y tecnología en relación con problemas de agresividad y violencia. Acali una balsa de 12 x 7 metros, con una cabina de 4 por 3.90 metros de 1.40 de alto, fue diferente como diría Genovés "de la normalidad de este glorioso laberinto de las relaciones humanas que es la solitaria balsa llamada Tierra". Genovés, pasó tres meses en el mar en la nave Acali, que zarpó de Las Palmas de la Gran Canaria rumbo a América, con un grupo humano de cinco hombres y seis mujeres de distintas nacionalidades, etnias y religiones. El profesor Santiago Genovés (1923) antropólogo y humanista, decano del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, autor de muchos libros, entre ellos "Acali", alcanzó celebridad con el viaje transoceánico mencionado, Premio del Consejo Internacional de la Paz 1969, fue uno de los tripulantes de las naves Ra I y Ra II junto a Thor Heyerdahl; sus investigaciones derivaron a campos diversos, como la Antropología Social, la Politología y la dinámica de grupo incluyendo la Criminología, falleció en 2013 a los 89 años de edad.

Los viajeros que acabamos de citar no son, propiamente descubridores, no exploran algún país desconocido antes de ellos, tienen a lo menos, en distintos grados y según sus estudios el mérito de haber relegado al dominio de la fábula, muchos relatos que habían pasado al dominio público y nadie pensaba en comprobarlos, gracias a ellos el estudio de las migraciones de pueblos en otras épocas, el conocimiento de la evolución de los grandes imperios y su expansión Este – Oeste ha sido posible.

Post Scriptum…

La lectura de "La expedición de la Kon-Tiki" de Heyerdahl y "Acali" de Santiago Genovés, me llevó a retroceder a través de la barrera del tiempo hacia el distante pasado, mis reflexiones abarcaron dos hechos para mi fundamentales: uno, que el libro "La expedición de la Kon-Tiki", lo compré allá por el año 1964 en una pequeña librería que había frente a la Escuela "Adolfo Mier" en la calle Presidente Montes; un día de aquel año al entrar en ella estaba una persona, que hablaba animadamente con el librero de la revista "Enciclopedia Estudiantil" de Editorial Codex; sin proponérmelo estaba escuchando una conversación interesante sobre una publicación cuyo contenido, era un excelente catálogo de cultura, temas diversos, magníficamente ilustrado; y pasaron los años, un día volví a ver a aquella persona, fue cuando concurrí a la "Premier" o exhibición privada del filme "Hace muchísimos años" en su domicilio, lo reconocí, entonces supe su nombre: Vicente Gonzales Aramayo Zuleta, Director de esa Ópera Prima, verdadera aventura fílmica para su época el año 1970; aquel personaje de la librería es hoy un connotado escritor, investigador y cineasta. Otro, la remembranza del venerable maestro Dr. Josermo Murillo Vacareza, que como Heyerdahl y Genovés transmitió a muchos la fuerza creadora, fortaleza y fe de sus ideales y sabiduría, recordándonos que el ser humano significa algo sobre el planeta Tierra. Su estudio sobre los "Moratos", rama superviviente de los Urus a orillas del Lago Poopó y en la Isla de Panza es un trabajo de antropología social excepcional. Lejos están los días del "Instituto de Investigaciones Sociales" fundado en 1964 por el Dr. Murillo como organismo privado, que entre otras ciencias enseñaba Antropología; decía el maestro: "El verdadero problema de nuestra época consiste en bucear en las profundidades de la historia, de las etnias y de la raza, con el objeto de sacar a luz los impulsos que han desviado al hombre de su más pleno desarrollo, esto sólo se ha de lograr mediante estudios antropológicos". Estos grandes hombres ya no están entre nosotros, existieron para que otros puedan superarse, ¿qué se hallan olvidados?, naturalmente, ha pasado un tiempo muy largo, y en los días que corren la sed de aventura del ser humano parece haberse agotado.



Notas.-

Thor Heyerdahl: "La expedición de la Kon-Tiki".

Ed. Juventud. Barcelona. 1955.

Thor Heyerdahl: "Las expediciones Ra".

Ed. Juventud. Barcelona. 1972.

Santiago Genovés: "Acali".

Ed. Planeta. Barcelona 1975.



Julio Verne: "Historia de grandes viajes y grandes viajeros"

Ed. Sopena. Barcelona 1975.

Ralph Linton: "Estudio del hombre"

Ed. Fondo de la Cultura. México. 1960.

Bengt Danielsson: "Tahití Nui"

Ed. Selectas. Bs.As. 1961.


Tripulación del Kon-Tiki en 1947

Cartel del filme en 1950

Prototipo de la balsa Kon-Tiki

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Kon-Tiki…allende el tiempo…

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2018 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Revista Dominical - Pág 6 de 8
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 234 invitados en línea