Inicio
Lunes 4 de octube de 2010
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
   Ver la edición de HOY     Listar resúmenes del 4 Oct 2010:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Lunes, 4 de octube de 2010
LA PATRIA, Bolivia - Nacional
Idioma:
Tamaño:

España, su estirpe colonial y su legado genético

•  Por: Adhemar Ávalos Ortiz

Es un instante determinante, el del debate profundo en Latinoamérica, la tierra que se encuentra todavía esclavizada, de manera sutil, por España, la que sigue colonizando intelectual y económicamente porque los instrumentos de su dominación perversa continúan vigentes en el sentido de que expresiones de ONG’s persisten en el hecho de "decir y hacer lo que ellos consideran correcto". Pero, existe un tiempo de corte, el que se ancla en la lucha, la liberadora y que se concentró en 1809 cuando Murillo convocó al levante, aunque sin éxito temprano. No obstante, en 1825 el proceso se realizó, pero los españoles siguen decidiendo el decurso de la Patria vía sus organizaciones perversas, las que han definido lo que hoy es Evo y su sobrino llamado Álvaro condenando a los bolivianos al ostracismo pardo.

Existen ideas, o malas intenciones, torpes, puede ser supuestamente inocentes, pero igual perversas, radicadas en el convencimiento de que el colonialismo fue necesariamente malo, aunque tenía motivos históricos para su vigencia, la que se fundamentaba en su idea de la situación de Europa de su época, la etapa cruel, pero inspirada en sus batallas de la edad media, la que confluyó en el moderno capitalismo. España decidió, en parte, nuestro destino, el de la actual Bolivia, pero lo hizo de manera prostituta porque nos legó algo bárbaro que nos acompaña todavía, pero no necesariamente maldito. Solamente Brasil está libre de esa estirpe negativa, pero no tanto. Nos prestaron, los peninsulares, un testamento precioso no solamente depositado en su sangre, sino, principalmente en su idioma y en su cultura. Deberíamos odiarlos en la idea de que nos dieron algo temporal, pero nos entregaron lo mejor de sí mismos, aunque nos despreciaron en su herencia genética, en la que definitivamente nos marca.

Los bolivianos podríamos, fácilmente, condenarlos a ellos en la idea de la irracionalidad de su culpa, pero no haríamos más que despreciarnos cuando llevamos su sangre, la que deberemos concentrar por siempre hasta en nuestros hijos y nietos. En la razón de la herencia española encontraremos nuestra solidez cultural, pérfida pero nuestra. Las tendenciosas teorías de ONG’s de Alemania o países escandinavos nos hacen creer, estúpidamente, que Colón llegó a matarnos no físicamente, pero sí espiritualmente, algo ajeno a la realidad. Él, simplemente, se enfrentó a la evidencia de un mundo nuevo, ese que exteriorizaba crueldades sin nombre, como las de los aztecas, mayas e incas, deprimidas civilizaciones destinadas a desaparecer en la inconsistencia de sus barbaridades.

España no fue mejor, o peor, simplemente conquistadora como lo fueron Roma, China y Cártago y quien se atreva a plantear su falta de cordura no conoce nada de historia. Los procesos nacen, se desarrollan y mueren gracias a realidades inobjetables e independientes de nuestros deseos, de nuestros carnales objetivos. ¿Para qué vamos a seguir maldiciendo a nuestros abuelos o bisabuelos, a aquellos que, mal que bien o mal, nos han heredado sus genes? Los que se encuentran en la idea, incoherente y torpe, de la negación de la sangre llegarán al matrimonio con sus desencuentros intelectuales y ¡que la historia les perdone!

Sería hasta tonto condenar a los "españoles osados de la acción ajena a su propia razón de ser, porque sería poner una irreflexión en nosotros mismos, hijos o hijas de ellos". No obstante, nuestra condición de hijos de su obra, torpe o no, nos obliga irremediablemente a decidir. Somos descendientes de España, aunque sus innobles representantes falsarios nos pretendan negar. La historia nos enseña a pensar, ¿cuántas cosas se podrían pronunciar en su nombre de manera absolutamente inequívoca para caer en las parcelas podridas de la maledicencia? Solamente la razón nos ayuda a reflexionar en la justeza de los propósitos humanos.

(*) Politólogo

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, España, su estirpe colonial y su legado genético

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2020 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cuerpo principal - Pág 3 de 8
Hazte fan de La Patria
      Hay 220 invitados en línea