Inicio
Domingo 22 de abril de 2018
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
   Ver la edición de HOY     Listar resúmenes del 22 Abr 2018:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 22 de abril de 2018
LA PATRIA, Bolivia - Nacional
Idioma:
Tamaño:

El lago Poopó se llena de "esperanza"

•  Por: Verónica Pérez Ochoa - Periodista

&buFOTOS: Reynaldo Bellota Gamboa, Marcelo Miralles Iporre y CEPA


La esperanza de cientos de personas por volver a ver al lago Poopó lleno de agua, con gran cantidad de peces, especies acuáticas, patos y parihuanas volando sobre el espejo de agua, vuelve gracias a las últimas lluvias, que permitieron recuperar una buena extensión del lago, sin embargo la profundidad continúa siendo muy baja, poniendo en riesgo que el líquido elemento se evapore en la época seca.

El lago Poopó sufrió un proceso de desertificación desde el 2014, cuando miles de peces y aves murieron, debido a un efecto aún no aclarado que sacó a las especies hacia las orillas y provocó su muerte, posterior a este efecto el agua fue bajando su nivel considerablemente, hasta que en noviembre del 2015 se secó.

Desde el 2015, el lago no pudo recuperarse, pues las precipitaciones pluviales fueron pocas y la poca agua que entraba al lago, volvía a secarse, producto de la evaporación, a finales del 2017 y principios del 2018, se tuvo intensas lluvias debido al fenómeno de La Niña, lo cual permitió recuperar la extensión en un promedio aproximado del 80% en relación a los recientes años, es decir que el agua ocupa 1.470 kilómetros cuadrados y faltarían 440 kilómetros cuadrados para alcanzar su extensión total registrada en los recientes años, cerca de 2.000 kilómetros.

De acuerdo a los estudios realizados por el docente de la Facultad de Ciencias Agrarias y Pecuarias e investigador, Milton Pérez, el proceso desecamiento que tuvo el lago Poopó el 2015 fue el más largo, pues si bien en anteriores años, como la década de los 30, 60 y 80, se secó, la recuperación era inmediata, es decir que se espera las lluvias del próximo año agrícola y la extensión volvía a llenarse.

No obstante, tras cada proceso de desecamiento que tuvo, no logró recuperar su extensión inicial, pues en su mejor momento el lago alcanzó una extensión de 4.000 kilómetros cuadrados, después en la primera década de este siglo su extensión tope fue de 2.500 kilómetros cuadrados, y ahora se espera que pase los 1.500 kilómetros cuadrados.

Aseveró que tanto el cambio climático, como las actividades humanas, influyeron para que el lago Poopó vaya perdiendo su extensión inicial y ahora su profundidad, que actualmente no sobrepasa los 2 metros, lo que todavía pone en riesgo que no pase la época seca, y podría terminar por evaporarse.

Sostuvo que según estudios realizados si el Poopó en estas precipitaciones que se tuvo no superó los 1.500 kilómetros cuadrados de extensión, es casi seguro que la época de estiaje se reducirá a lo máximo y volverá el desecamiento.

Mencionó, que según proyección el lago Poopó está destinado a secarse por sus características y condiciones, pero este proceso debía ocurrir en 1.500 años, como paso con el salar de Uyuni y Coipasa que antes formaba parte del lago y terminó salinizándose.

Argumentó que debido al cambio climático, la contaminación minera, el crecimiento de la frontera agrícola, el poco afluente que ingresa al Poopó, los residuos sólidos, entre otros factores, parecería que el proceso de desertificación se estaría apresurando.

Para los pescaderos, que el lago recuperará su espejo de agua, significa una gran esperanza, aunque están conscientes que sí las autoridades no realizan acciones concretas, este nivel que alcanzó el lago podría durar solo tres años y luego volvería a secarse.

La autoridad originaria de los tres pueblos de los Urus, Vilañeque, Tinta María y Llapallapani, Pablo Flores, recordó que hasta el 2012 el Poopó tuvo una buena producción de peces, el 2013 se redujo considerablemente y terminó por secarse el 2015, dejando sin fuente de trabajo a varias familias durante casi cuatro años.

Pidió a las autoridades poner sus ojos en el lago Poopó y garantizar su vida, en bien de todos los orureños, porque no solo beneficia a los pesqueros, sino a todos, pues es parte del ecosistema.

Por su parte el pescador del sector de Untavi del municipio de Toledo, sostuvo que el dragado del río Desaguadero será fundamental para que ingrese un mejor caudal de agua al lago, además hacer el control para que no se canalice el agua indiscriminadamente para los regantes.

En tanto la autoridad originaria del ayllu Pumasara de Untavi, indicó que es una esperanza tener otra vez el lago, ahora se tendrá que cuidar y no solo esperar a las lluvias para garantizar el nivel del agua.



AFLUENTES

El principal afluente del lago Poopó, es el río Desaguadero que viene desde el Perú, a través del río Mauri, pasa por el Titicaca y después llega al Poopó, si tiene otra afluente temporal que es el río Márquez, pero que en los recientes años se está secando, aportando una mínima cantidad; y el río de Huanuni que en vez de aportar daña porque bota minerales pesados.

Pérez, sostuvo que para que el espejo de agua se mantenga en el lago Poopó, se requiere un caudal del río Desaguadero de 45 metros cúbicos por segundo como mínimo, lo óptimo sería 60 a 80 metros cúbicos por segundo, según un monitoreo realizado en enero, el caudal era de 42 metros cúbicos por segundo, se espera que con las últimas precipitaciones esto haya aumentado.

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, El lago Poopó se llena de "esperanza"

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2020 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cuerpo principal - Pág 2 de 14
Hazte fan de La Patria
      Hay 148 invitados en línea