Inicio
Domingo 11 de diciembre de 2016
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
Listar resúmenes del 11 Dic 2016:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 11 de diciembre de 2016
LA PATRIA, Revista Dominical
Idioma:
Tamaño:
CINE Y LITERATURA

El acorazado Potemkin…

•  Por: Juan Manuel Fajardo - Abogado, Ensayista, Crítico de Cine


El cineasta Sergei M. Eisenstein
El 19 de diciembre de 1939, en la Bahía de Montevideo se hunde el Graf von Spee, acorazado alemán que durante varios meses en un periplo sin tregua, había hundido un sinnúmero de naves mercantes de los aliados en los océanos Índico y Atlántico. Una flota inglesa enviada en una cacería implacable lo localiza el 13 de diciembre ante las costas del Uruguay; atacado por los cruceros Ajax y Achilles, gravemente averiado, superado en maniobrabilidad, puso proa a la costa remontando el Río de La Plata; de noche sin banderas ni luces, estaba atrapado, la guerra había llegado a aguas neutrales; obligado por Convenciones Internacionales a abandonar su refugio a las 72 horas el Graf von Spee estaba ante una situación dramática, su final era inminente con la flota aliada esperando su salida; el capitán Hans Langsdorff de la Marina Alemana, luego de evacuar a toda su tripulación incluyendo a los prisioneros aliados que en número de 26 se hallaban a bordo, desplazó la nave río abajo; a las 19,54 hubo una explosión seguida de varias otras, el buque ardió de proa a popa, y se hundió. En Buenos Aires un día después, el capitán Langsdorff se envolvió en la bandera de la Marina Imperial Alemana y se suicidó.

Treinta y cuatro años antes en 1905, en la semana del 26 de junio, en el puerto de Odessa, como corolario de una serie de insurrecciones que se producen en Rusia a causa del malestar social que el régimen autocrático zarista provoca, además de la derrota por los japoneses en Tsushima por el dominio de Manchuria, los malos tratos a los marineros en el acorazado Potemkin, determinan que estos se subleven y asesinen a los oficiales. Este acontecimiento que conmovió al mundo, sirvió de inspiración para la realización en 1925 de una de las más célebres obras maestras del cine: "El acorazado Potemkin". El acorazado toda una fortaleza flotante, se llamó así, en homenaje al príncipe Grigori Alexandrovich Potemkin, favorito de la emperatriz Catalina II La Grande, al que se le atribuye la consolidación del imperio zarista, la anexión de Crimea, la ejecución de un plan de reformas administrativas y fomento del comercio exterior.



EISENSTEIN Y SU TIEMPO…

En 1917, en Rusia la revolución socialista de octubre liquidó el poder del capital, en sus primeros años de existencia el joven estado soviético atravesó muchas dificultades; la guerra civil, la lucha contra el intervencionismo, los desajustes económicos, influyeron en el desarrollo del arte cinematográfico; en estas condiciones se realizaron los primeros documentales, cortos algunos de 10 a 20 minutos que constituían por así decir, filmes de propaganda, fuertes brochazos que llamaban a defender la revolución, a sancionar a los enemigos de los trabajadores. En el año 1919 Lenin, fundador del estado soviético, nacionalizó la industria del cine, permitiendo la evolución de sus bases técnicas, con argumentos novedosos, formas más acabadas y metraje mayor. Los jóvenes cineastas llegados algunos del teatro y la literatura, con espíritu revolucionario, en aquel tiempo trataron apasionadamente de explicar a través del cine los acontecimientos de la revolución de octubre y los hechos que la precedieron; entre ellos se encontraba Sergei M. Eisenstein, nacido en Riga, capital de Letonia en 1898; afichista, decorador, director de escena, de extraordinaria cultura, llevó al cine todo lo que había experimentado en su actividad teatral. Después de "La huelga" (1924) filme de episodios de la lucha revolucionaria, donde no hay protagonistas individuales, sino masas de obreros sublevados, realizó lo que sería una de las mejores creaciones de la cinematografía mundial, "El acorazado Potemkin"; su propósito inicial era incluir en el filme, una serie de sucesos relacionados con la sublevación de los marinos de aquella nave de guerra, ocurrida en 1905; como en "La huelga" utilizó a las masas como protagonistas, puso en práctica su "Teoría del montaje de atracciones"; rechazando las formas clásicas de composición dramática, procuró sacar el mayor efecto posible a cada episodio por separado, todo esto unido orgánicamente a la trama del argumento, el trato salvaje e inhumano por parte de los oficiales a los marineros y el ímpetu revolucionario general que abarcaba todo el país. La fantasía de Eisenstein se manifiesta con fuerza en las trágicas escenas del ametrallamiento por parte de los soldados zaristas a los habitantes de la ciudad reunidos en el puerto para expresar su solidaridad

con la tripulación del acorazado insurgente.

Eisenstein inició su carrera junto a Edward Tissé, fotógrafo y Gregori Alexandrov su ayudante, uno de sus primeros trabajos fue "El Dr. Mabuse", versión soviética del alemán Fritz Lang. En marzo de 1925, comenzó a rodar "El acorazado Potemkin", como un noticiero reconstruido, una película de propaganda para conmemorar el vigésimo aniversario del levantamiento de Odessa; durante tres meses filmó en el lugar donde ocurrieron los hechos; decantando la diversidad de sucesos, al final quedó un solo episodio que destacar, la sublevación de los marinos. Procurando transmitir el sentido de los hechos prescindió deliberadamente de estudios y estrellas, los ambientes fueron la ciudad y el puerto de Odessa y Sebastopol, las estrellas los ciudadanos, los marineros de la flota roja, y representando algunos personajes actúan sus ayudantes, y el mismo en el papel de Pope.

En síntesis, la estructura de "El acorazado Potemkin" comprende cinco actos y diez partes. En el primer acto, la vida a bordo del buque, los marineros conversan sobre el movimiento revolucionario; obligados a comer alimentos podridos, se desata el descontento, así se pasa de la vida a bordo al descontento general. El segundo acto es el drama sobre el puente, los marineros se niegan a comer, los rebeldes identificados son aislados, se arroja una lona sobre ellos y el capitán de la nave da la orden de que sean fusilados, y aparece como un grito el rótulo ¡Hermanos!, los fusileros se niegan a disparar; de esta escena del toldo se pasa al motín en ritmo creciente; los marinos se apoderan del acorazado y arrojan al agua a los oficiales. El tercer acto expone el servicio fúnebre, un marinero a muerto en el motín, es llevado al puerto, allí se produce en duelo colectivo; éste acto se divide en dos, el desfile ante el cadáver y la indignación manifiesta de la población. El cuarto acto, las escaleras de Odessa, la ciudad y el acorazado confraternizan; en diferentes tipos de embarcaciones, los ciudadanos llevan comestibles a los marineros, en la pantalla aparece un título "De repente…"; los cosacos de la guardia blanca disparando sobre la población; el acorazado cañonea el cuartel general, las dos partes de éste acto son la confraternización y los disparos, el ametrallamiento. El último acto expone una angustiosa noche de vigilia, la Flota Imperial ha llegado para reducir al "Potemkin"; las naves de la escuadra se alistan para el combate, nuevamente aparece el título ¡Hermanos! La escuadra se niega a disparar, el acorazado atraviesa entre la formación de las naves de la Flota Imperial; así de la angustia de la espera se pasa al triunfo. Históricamente se conoce que la sublevación del "Potemkin" fue sangrientamente aplastada, sin embargo, Eisenstein ingeniosamente, le da otro final al filme, el acorazado pasa junto a los barcos de guerra, que se niegan a disparar contra él, con la bandera roja orgullosamente izada; este final es una alegoría del avance victorioso de la futura revolución que tendría lugar 12 años más tarde en octubre de 1917.

En este filme mudo todo está representado de forma expresiva, que hasta parece oírse las detonaciones y el ruido de los pasos de los guardias blancos. Una hilera de botas en primer plano pisan las losas pétreas de la célebre "Escalinata de Odessa"; se "oye" una descarga, una mujer herida de muerte en su caída empuja un cochecito con una criatura dentro que desciende raudamente al encuentro de los soldados; ésta secuencia se toma siempre como uno de los ejemplos más perfectos de ritmo cinematográfico; también es clásico el trío de tomas que muestran tres leones de piedra en distintas actitudes, uno duerme, otro se levanta, otro ruge; al presentarlos intercalados con escenas del cañoneo al cuartel general de los cosacos, Eisenstein pretende simbolizar o dar a entender que hasta las piedras se conmovieron con la insurrección de los marinos, del "Potemkin", los leones parecen cobrar vida. El crítico francés León Moussinac señaló: "´El acorazado Potemkin´ de Eisenstein, se trata de un filme que es esencialmente cine, y por ello representa una fecha en el esfuerzo de crear un lenguaje puramente cinematográfico".

En 1929 Eisenstein es nombrado presidente del Instituto Cinematográfico del Estado, desplegando una intensa labor de investigación y difusión del cine soviético. A partir de 1931 trabaja en Europa y Estados Unidos, los estudios Paramount lo contratan, sin embargo, los productores vetan todo proyecto suyo; hastiado se va a México, allí en 1933 empieza el rodaje de ¡Viva México!, filme producido por el escritor Upton Sinclair, lamentablemente los capitalistas norteamericanos suspenden su financiamiento cuando había filmado 50.000 metros en 16 meses de trabajo, equivalentes a 30 horas de proyección. A Eisenstein y sus colaboradores se les prohíbe la entrada a Estados Unidos, para montar el material, que dicen los expertos habría sido un gran filme sobre América. Su retorno a Rusia es de triste recuerdo, se le acusa de haber caído en desintelingencias ideológicas, y tras serias humillaciones, su resurrección se produce cuando estrena en 1938 el filme "Alexander Nevsky" con el que gana la Orden de Lenin y el Premio Stalin.

Un cine sin disentimiento que como en el siglo pasado, estuvo vigente en países de la órbita socialista hasta la caída del muro de Berlín, basado en decisiones de Comités, en sistemas de Censura Previa, reflejaba la imagen de una sociedad, el rostro de un gobierno totalitario, donde no era posible distinguir entre el arte y la propaganda. En el tiempo de Eisenstein y años posteriores a su muerte, la calidad de cine soviético, por lo menos el que se vio en esta parte del mundo, hasta finales de los años sesenta, con honrosas excepciones, dependía del grado en que los artistas y creadores se identificaban con las causas que se les imponía, muchos no podían prescindir del impulso propagandístico.

La dinámica del cine soviético en los años veinte, fue la dinámica de la revolución; éste periodo, está ensombrecido por la tragedia de los últimos años de vida de Eisenstein, "La conspiración de los boyardos" (1945), segunda parte de "Iván el Terrible" (1942), le valió problemas internos, su estreno fue prohibido y el filme fue guardado por 10 años hasta después de su muerte, su error fue "haber pintado al ejercito progresista de los oprichniki, como una banda de degenerados parecida al Ku Klux Klan, norteamericano", y a Iván el Terrible, "un hombre de gran voluntad y carácter, como una persona débil y apocada". En un cine que aún estaba dominado por la imagen del héroe nativo, Eisenstein había cometido una doble trasgresión, haber puesto en duda la existencia de un hombre excepcional, de un líder en el sentido total de la palabra, y la otra, hacer un filme muy formalista, quizá el más formalista en la historia del cine. Las dos partes de Iván el terrible, marcaron una época en el cine mundial; más que un juego de imágenes y sonidos, fueron calificadas, como "ballet plástico de los abstractos" por Picasso.

La contribución de Eisenstein al cine es notable, como realizador y como maestro, dos de sus obras son consideradas como declaraciones clásicas de la estética de la realización cinematográfica, hablamos de "El sentido del cine" y "La forma cinematográfica". "El sentido del cine", es un recuento de su experiencia en la creación de "La Huelga", "El acorazado Potemkin", y "Octubre, Diez días que conmovieron al mundo", "Lo viejo y lo nuevo" y "Alexander Nevsky", en ella expresa que "el cine es el medio más profundo y expresivo que atrae todo los sentidos, igual que las emociones al intelecto". "La forma del cine", contiene doce ensayos escritos entre 1928 y 1945 sobre las claves del desarrollo de la teoría cinematográfica de Eisenstein, y un análisis sobre la sonorización de las películas. Eisenstein, aunque solamente pudo realizar seis filmes completos, es considerado como uno de los más influyentes cineastas y teóricos del cine de todos los tiempos.

El cine soviético en los años de la post Segunda Guerra Mundial, estaba en crisis, consecuencia directa del estalinismo, "era la época en que se realizaban filmes a la par de estatuas, para consolidar un régimen de terror y aplastante, hasta el estado de casi llegar a transformarse en un retrato de Stalin; su endiosamiento llegó a su apoteosis en el filme "La caída de Berlín" (1949) en él se ve a Stalin en su jardín, en su oficina, bajando del avión de uniforme blanco, llegando a Berlín a reclamar honores y su parte del botín de guerra". El Stalin de ficción interpretado por actores y el uso del cine para construir una imagen de líder infalible, es algo único por su extremismo. En los tiempos que corren, filmes como el citado estarían en el archivo. Eisenstein murió en 1948 dejando sin acabar la tercera parte de "Iván el Terrible". Muerto el lobo estepario, llegó la hora de su rehabilitación, sus papeles y documentos, sus obras prohibidas empezaron a circular en el mundo. Luego de la liberación de los dogmas estilísticos del estalinismo, se abrieron las puertas a nuevas técnicas, aunque los temas de guerra son recurrentes, Mijail Kalatozov filmó en 1957 "Pasaron las grullas"; "El destino de un hombre" realizó Sergei Bondarchuck en 1959 y Grigori Chukrai "La balada del soldado" en 1959; "Don Quijote" en (1957) y "Hamlet" en (1963), los realizó Grigori Kozintsev. "La dama del perrito", sobre un cuento de Anton Chejov fue dirigida en 1960 por Joseph Heifitz. Este cine ruso es agradable, porque maneja conceptos universales. En un cine socialista moderno, la ideología imperante antes del glasnost, no tenía por qué destruir irrevocablemente las ideas.

El cine comenzó con una mirada, observando como el tren de los Lumiére entraba en una estación; unos años más tarde la fantasía de George Mélies el gran realizador francés de la época silente, mostró hasta donde y más podría ir. Desde aquellos años, principios del siglo XX, el cine de realidad y el de la fantasía, el cine que observa y el cine que imagina coexistieron hasta nuestros días; una de las tendencias, el realismo, usó la cámara como instrumento de registro; hasta hoy, en un continuo impulso, hasta hoy hace el papel de historiador social; así pasando los años, los filmes de una nación, de un pueblo, de un Estado, reflejaron sus problemas y sus ideas. Algunos consideran al cine demasiado joven, para haber adquirido tradiciones académicas en más de 100 años, y lo bastante añejo como para necesitarlas; prestigiosos hombres de ciencia, escritores y periodistas, abordaron los problemas de la teoría práctica del cine, filmes como "La madre", "El acorazado Potemkin" y "La pasión de Juana de Arco", influyeron en la vida social y en los acontecimientos políticos. El cine es y ha sido, sobre todo un medio de expresión de mitos y sueños diversos, "es el arte del tiempo presente, de imágenes que en la pantalla están siempre ocurriendo".

Sobre Eisenstein se han realizado los documentales con material de archivo: "El círculo eterno: Eisenstein en México" (1996) por Alejandra Islas; y en 1958 "Sergei Eisenstein" realizado por Vassily Katanian, producido por el Estado soviético. Un cortometraje "Sergei Eisenstein, Postscriptum" (1978) de Ansis Epners, y un largometraje del director canadiense Renny Bartlett "Eisenstein" (2000), una aproximación a la vida, la obra y el tiempo del cineasta ruso, en este filme la revolución hace surgir el talento de Eisenstein, narra sus inicios como estudiante de artes bajo la supervisión de Meyerhold, sus triunfos, sus frustrantes experiencias en Hollywood y México, y dentro del éxtasis de su revolución personal, su trágico final bajo la censura stalinista. Un filme interesante sobre el artista, político y rebelde espiritual, maestro del montaje y de la composición fílmica.



Notas:

E. Faure: La función del cine.

Ed. Leviatan. 1956.

E. Sosnovski: El cine. Ed. Cartago. 1966.

P. Berbetto. Cine, fábrica y vanguardia. G.G. Ed. 1977.

S. Eisenstein: El sentido del cine. Siglo XXI Ed. 1986.


Uno de los afiches promocionales de la época

Masacre en la escalinata de Odessa

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, El acorazado Potemkin…

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2020 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Revista Dominical - Pág 6 de 8

Hazte fan de La Patria
      Hay 133 invitados en línea