Inicio
Lunes 12 de febrero de 2018
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
Listar resúmenes
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Lunes, 12 de febrero de 2018, Bolivia - Nacional
Idioma:
Tamaño:

Anti-devoción

•  Germán Mazuelo-Leytón

El culto a la Santísima Virgen surgió y se desarrolló en la Iglesia Católica a consecuencia de la profundización de la Sagrada Escritura que es la matriz de la devoción mariana. No podemos buscar su génesis ni su expansión en una trasposición cristiana del culto pagano a las divinidades femeninas. La Iglesia de los tres primeros siglos de Cristianismo no cedió a la adopción de formas cultuales sincretistas, sino que verifica una fuerte aversión y casi una innata desconfianza hacia cualquier expresión de culto pagano. El culto pagano a las diosas (Fenicias, cananeas, griegas, egipcias, cartaginesas, asirias), y el culto cristiano a la Madre de Jesús, ha mostrado la radical diversidad de este último.

Nada más alejado de la mentalidad de la Fe Católica desde sus orígenes, que el propósito de sincretizar el culto a la Santísima Virgen, o de hacer de ella una divinidad, como muchos pretenden, especialmente en la neo religiosidad popular latinoamericana, producto de la infiltración del modernismo, la teología de la liberación, el tribalismo, la ideología de género, que dan a luz una devoción torcida, una anti-devoción.

Desde los primeros siglos los santos afirmaron: «María ha sido constituida causa de salvación para todo el género humano» (San Ireneo, Adversus haereses, 3,22). «Así como es imposible que se salve quien no es devoto de María, ni implora su protección, así es imposible que se condenen los que se encomiendan a la Virgen y son mirados por Ella con amor» (San Anselmo).

«Es muy constante entre los fieles la opinión, comprobada con larga experiencia, de que no perecerán eternamente los que tengan a la misma Virgen por Patrona» (Benedicto XV).

El Papa Pío XI claramente dejó escrito: «No puede sucumbir eternamente aquel a quien asistiere la Santísima Virgen, principalmente en el crítico momento de la muerte. Esta es la sentencia de los doctores de la Iglesia, de acuerdo con el sentir del pueblo cristiano».

«Tenemos por cosa averiguada que, doquiera que la Santísima Madre de Dios es obsequiada con sincera y diligente piedad, allí no puede fallar la esperanza, de la salvación» (Papa Pío XII).

La devoción es una disposición que reside principalmente en la voluntad, a la cual hace pronta para el servicio de Dios. Nosotros servimos a Dios glorificándole en sus obras y en sus santos. El culto a la Virgen está por encima de todos los demás santos y se mide por el afecto que profesamos a María.

Los sentimientos que la devoción a la Virgen inspiran se componen de aprecio y de amor, así como de una gran confianza. Primero un profundo respeto fundado en una altísima estima de las grandezas y prerrogativas de la Madre de Dios. Segundo una completísima confianza en la bondad de María, confianza que se corresponde con el papel que María Santísima desempeña en la obra de la redención. Tercero un amor que identifica la causa de María con la nuestra, haciéndonos felices con su gloria, celosos con su honra, prontos a buscarle servidores y moviéndonos a todo servicio suyo.

Nuestra Señora cuando se apareció en Fátima en 1917 declaró por sobre cualquier duda, que lo más importante es el cambio de corazón la conversión interior, por eso la Verdadera Devoción a María es ante todo y sobre todo una vida cristiana ejemplar, particularmente en su aspecto social y comunitario, en una expresión de gentileza y generosidad, de compasión constante.

¿Cómo podría entonces ser, «devoción mariana», aquella que no se esfuerza por «hacer lo que Jesús nos diga»? «Todo lo que hay en el mundo -nos dice San Juan- la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la jactancia de la vida, no viene del Padre» (1 Juan, 2, 16). La sensualidad, la codicia y el orgullo son las características principales del mundo.

Solo haremos progresos en la perfección cristiana y mariana en la medida en que sepamos vencer y oponernos a nuestras inclinaciones naturales.

Es cierto que el culto mariano puede y debe ser exterior. Las prácticas exteriores, de ordinario, contribuyen no poco a despertar o reavivar las disposiciones interiores del alma. Pero, en orden principal, nuestro culto mariano debe ser interior, espiritual. El culto exterior sólo tiene valor en la medida en que es llevado y sostenido por las disposiciones internas del alma. Espiritualización de la vida mariana significará de ordinario perfeccionamiento y progreso. Debemos honrar a María como adoramos a Dios, «en espíritu y en verdad».

El Padre Faber, la figura más sobresaliente de la literatura espiritual del siglo XIX, lo constataba de manera penetrante: «No se predica a María lo suficiente, ni la mitad de lo que fuera debido. La devoción que se le tiene es débil, raquítica y pobre, su ignorancia de la teología le quita toda vida y toda dignidad; no es, como debería serlo, el carácter saliente de nuestra religión; no tiene fe en sí misma. Y por eso no se ama bastante a Jesús, ni se convierten los herejes, ni se exalta a la Iglesia; las almas que podrían ser santas se marchitan y se degeneran; no se frecuenta los sacramentos como es debido; no se evangeliza a las almas con entusiasmo y celo apostólicos; no se conoce a Jesús, porque se deja a María en el olvido, esta sombra indigna y miserable, a la que nos atrevemos a dar el nombre de devoción a la Santísima Virgen, es la causa de todas estas miserias, de todas estas tinieblas, de todos estos males, de todas estas omisiones, de toda esta relajación. Dios quiere expresamente una devoción a su santa Madre muy distinta, mucho mayor, mucho más amplia, mucho más extensa».

Examinemos nuestras disposiciones interiores para con María y enmendemos todo lo que no está conforme a sus deseos, que son los deseos del Señor, ésa es auténtica devoción, lo demás son hojas que se lleva el viento.



german_mazuelo_leyton@yahoo.com

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, Anti-devoción

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2018 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Cuerpo principal - Pág 4 de 8
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 155 invitados en línea