Inicio
Domingo 6 de septiembre de 2009
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
Listar resúmenes
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 6 de septiembre de 2009
Puno, especial para LA PATRIA, Revista Dominical
Idioma:
Tamaño:

"Diablada puneña" no pudo brillar con luces propias

•  Por: Liliana Pinto Machicao (*)


Un diablo puneño y un personaje parecido a los indios estadounidenses
Pieles rojas o indios de la tribu sioux norteamericana, gorilas semejantes al famoso personaje cinematográfico King Kong y monstruos de ficción formaron parte de la jornada de defensa de la "diablada puneña" el pasado sábado 22 de agosto. Y ¿dónde estuvieron aquellos diablos que sirvieron de inspiración al diseñador del "traje típico" de Miss Perú? Pues brillaron por su ausencia porque las agrupaciones de diablada cuidaron de no poner en escena las impresionantes máscaras y trajes que habitualmente importan de Bolivia y mucho menos los contagiosos acordes de música boliviana.

Esto repercutió notoriamente haciendo que el tan anunciado espectáculo se vea reducido a una presentación deslucida y muy modesta, con atuendos confeccionados por jóvenes artesanos puneños, cuyos pocos años de experiencia se vieron fielmente reflejados en máscaras y trajes que estuvieron a mucha distancia de la majestuosidad, vistosidad y colorido propio del trabajo de los experimentados artesanos bolivianos, que se pudo apreciar en la espectacular presentación de las diabladas, el pasado jueves 20 de agosto, en la sede de gobierno en ocasión de la reivindicación y defensa de la Diablada como danza boliviana.

PASACALLE

El evento programado para las 16:00 hora peruana (17:00 hora boliviana) se retrasó por más de una hora. El parque Mariátegui, lugar de concentración, a las 16:30 presentaba un panorama desolador, con pocos bailarines que rondaban el lugar. Algunos acompañaron la espera con cervezas que los comerciantes pusieron a la venta por cajas.

Entre tanto, el nerviosismo empezó a apoderarse de los organizadores, que celular en mano ejecutaron constantes llamadas para solicitar a los participantes del evento que acudan rápidamente al lugar de concentración.

En medio de la espera apareció el presidente de la Asociación de Bordadores de Puno, Alfredo Valdez, quien en declaraciones informativas entró en serias contradicciones, fruto del nerviosismo provocado ante las preguntas de la prensa boliviana. Consultado sobre por qué se apela a trajes, máscaras y bandas bolivianas cuando dicen que la diablada se originó en Perú, Valdez con voz temblorosa y los nervios a flor de piel respondió que es un orgullo utilizar los atuendos hechos en Bolivia, aunque al darse cuenta de la respuesta real que dio quiso aclarar que en Perú hay mejores trajes.

"Es un orgullo… Pero aquí en Perú hay mejores" y luego confesó que los trajes que confeccionan no gozan de la preferencia de los bailarines, por lo tanto no son muy vendidos. "Somos una cantidad de bordadores y la ropa de nosotros no sale", añadió.

De pronto, cuando casi todos los grupos se habían concentrado y se aprestaban a recorrer las calles puneñas, una de las bandas se animó a ejecutar una melodía de diablada boliviana pero al percatarse de la presencia de periodistas bolivianos inmediatamente cambio de tema musical.

Finalmente con retraso de más de una hora, a las 17:20 se inició al "Pasacalle" o recorrido por las calles de Puno, encabezado por miembros de la Federación Regional de Folklore y Cultura de Puno. El primer conjunto inició el recorrido con un letrero que decía "De los sikuris del barrio Mañazo nació la diablada" y al compás de música autóctona (muy alejada del ritmo de la Diablada) bailaron diablos, pieles rojas, y mujeres de pollera.

Así, ante la mirada indiferente de los transeúntes, que se paraban momentáneamente para apreciar el paso de los bailarines, fueron pasando cada unas de los conjuntos de diablada por las céntricas calles de la ciudad de Puno.

El frío reinante parecía haber congelado el entusiasmo del público puneño, que apáticamente se limitó a observar el paso de los conjuntos. Al llegar al Jirón Lima, lugar céntrico ubicado a unas cuadras de la Plaza de Armas, no faltó un grupo de turistas que al ver el trío de pieles rojas integrando la diablada del barrio Mañazo, se identificó espontáneamente aplaudiendo su paso.

A lo largo del recorrido no sólo faltó el entusiasmo del público, sino ese patriotismo que fue tan evidente en el acto de reivindicación de la Diablada boliviana, cuando miles de personas apostadas a lo largo de las céntricas calles paceñas –con banderas bolivianas e incluso con simpáticos accesorios, como unos cuernos de luces– se sumaron al espectáculo con expresiones como "Viva Oruro", "Viva Bolivia", "La Diablada es orureña, la Diablada es boliviana".

Se observó notable diferencia con el público puneño, que a lo largo del recorrido no mostró ni una sola bandera peruana, ni gritos, ni aplausos, sólo algunas carcajadas arrancadas por dos simpáticos gorilas negros, con enormes colmillos, cuyas piruetas causaron gracia entre el público.

Tras más de una hora y media de recorrido los conjuntos ingresaron a la Plaza de Armas, lugar donde se congregó el público para ver el acto central y dónde se instaló un palco que finalmente no fue ocupado por autoridades. El maestro de ceremonias comenzó a relatar el evento que fue encabezado por la junta directiva de la Federación Regional de Folklore y Cultura de Puno que portando una banderola ingresó al lugar gritando ¡Que viva Puno! ¡Que viva la diablada puneña! ¡Que viva nuestro Alto Perú! Sin embargo el recibimiento no fue el esperado, tal fue la apatía de la gente que incluso los mismos directivos pidieron el apoyo del público gritando ¡palmas, palmas!

Acto seguido aparecieron las autoridades regionales, como el alcalde de Puno, Luis Butrón, vestido con traje de diablada pero sin careta, bailando al ritmo de los sicu morenos del Barrio Mañazo que con zampoñas entonaron melodías autóctonas a cuyo compás bailaron pieles rojas, gorilas, y mujeres de pollera con trajes autóctonos, en una mezcla singular que no tenía nada que ver con la Diablada boliviana.

Luego hicieron su presentación las diabladas, Huascar, Porteño, Asogue con el acompañamiento de modestas bandas de músicos que estaban muy lejos de compararse a las espectaculares bandas de músicos bolivianos, que año tras año son contratadas para realzar la festividad de la Virgen de la Candelaria.

Las máscaras de diablos de todos los conjuntos participantes eran similares entre sí, sólo se diferenciaban en el color, algunas eran verdes, otras rojas, moradas, azules, entre otras. Todas parecían trabajadas en un solo molde, con rostro largo, quijada puntiaguda, ojos rasgados y colmillos semejantes a los terroríficos diablos de ficción. Algunos acompañados con tridentes y otros con pañoletas largas.

En medio del evento el maestro de ceremonias dijo: "Sabemos que está presente la prensa boliviana y queremos decirle que no mienta, no engañe. La diablada nació aquí en 1892. Todo lo que estamos viendo es producto de nuestros artesanos, la ropa, la música todo es puneño no tenemos nada que envidiar absolutamente a nadie", en clara alusión a las preguntas realizadas al presidente de los bordadores.

Tras más de una hora y media de exhibición el evento terminó al promediar las 8:30 con la representación del autosacramental, más conocido en nuestro medio como "El Relato" de los siente pecados capitales. La escenificación no fue la excepción en la modesta presentación, pues duró menos de diez minutos y a diferencia del Relato que la Gran Tradicional Auténtica Diablada de Oruro presentó con la actuación en vivo de sus personajes y una duración de cerca de una hora, los puneños se limitaron a colocar una grabación de los diálogos, que fueron acompañados por la mímica de los personajes.

Así terminó el evento, sin la emotividad ni la alegría que caracterizó al espectáculo que los diablos ofrecieron en La Paz. El público se retiró pasivamente sin sentirse partícipe del acto y no faltó una persona que ingenua y desubicada reclamó por la falta de los espectaculares trajes, máscaras y música que habitualmente se hacen presentes en la festividad de la Candelaria, producto del talentoso trabajo de artesanos bolivianos.

Dos actos con el mismo objetivo, pero con una marcada diferencia que dejó claramente establecido que la espectacularidad de la Diablada boliviana tiene una identidad marcada que podrá ser copiada por Perú o Chile, pero jamás podrá ser igualada.

(*) Periodista


Señoras de pollera bailando en la diablada

Diablo puneño

Demostración en Puno

Extraños gorilas forman parte de Mujer integrante de la diablada de Puno ¿Diablesa? la diablada puneña

Mujer integrante de la diablada de Puno

¿Diablesa?

La banda de músicos

Diablo con tridente

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, "Diablada puneña" no pudo brillar con luces propias

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2018 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Revista Dominical - Pág 4 de 4
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 138 invitados en línea