Inicio
Domingo 27 de diciembre de 2009
Ediciones pasadas
Suplementos
Especiales
Contacto
   Ver la edición de HOY     Listar resúmenes del 27 Dic 2009:
Picadas
Picadas
Resumen fotográfico

Domingo, 27 de diciembre de 2009, Revista Dominical
Idioma:
Tamaño:

La fatalidad y el famoso "Bolero" de Ravel

•  Por: Alfonso Gamarra Durana - Médico y Miembro de la Real Academia de la Lengua


Maurice Ravel 1875-1937
LA PRODUCCION DE MAURICE RAVEL

Mauricio Ravel nació en la región de los Pirineos el 7 de marzo de 1875. Fue un notable compositor que dejó a la humanidad su frase: "La música notable debe salir del corazón". Su vida se extendió en Francia porque, a los pocos meses de nacido, su familia se mudó a París. En su juventud no fue un modelo de la música ni pretendió ser un intérprete virtuoso, pero se destacó en el Conservatorio de París donde fue considerado como un maestro en el piano. Ganó premios, y comenzó a componer obras musicales inolvidables, como la Habanera con auténtico ritmo español (1895) y la pieza para piano "Juegos de agua" (1901) y el ciclo de tres canciones de Scheherazade con acompañamiento orquestal (1903). Ravel fue un representante clásico del impresionismo francés, y se acercó mucho a la armonía musical de Claude Debussy por su armonía y luminosa tonalidad. Sin embargo, fue fiel a su propio estilo. Este apareció con toda su evidencia en el ciclo "Miroirs" (1905) y luego en dos producciones aisladas "Oiseaux tristes" y "La vallée des cloches", con los que alcanzó reconocimiento mundial. En 1908, año de la muerte de su padre, se produjo la presentación primera de la "Rapsodia española" para orquesta completa. En la estereotipada repetición del tema de entrada constituida de cuatro notas, del "Preludio nocturno" se descubre el rasgo característico de Ravel, que volvió a aparecer en su famoso "Bolero" y en muchas de sus obras posteriores. Las modificaciones instrumentales del mismo estereotipo del tema principal basado en ritmo marcial demuestran su pasión por ritmos repetitivos, que recuerdan la herencia cultural española y sus efectos sonoros de marcha persistente. (D. Kerner, Maguncia).

Era de talla pequeña, peso disminuido y cabeza grande. Le importaba mucho su apariencia externa, se vestía a la moda, pero permanecía misógino. No obstante de recibir premios y reconocimientos múltiples, prefería estar alejado de la gente y de sus padres. Parecía no importarle el dinero, y sólo quería estar en la soledad para producir su música. En esta línea ascendente consiguió el éxito de 1912 con la presentación exitosa de "Dafne y Cloe" un ballet en la que la suite para orquesta alcanzó la aceptación magistral.

Ravel se consagró a la composición de música desde 1909. Trabajaba sacrificadamente, con laboriosidad y sin descanso. Consideraba que la inspiración no es nada más que el premio al esfuerzo cotidiano. Su actividad era acompañada lamentablemente por períodos febriles, insomnio, falta de apetito y latidos arrítmicos. Hacía paseos nocturnos interminables por la falta total de sueño. (Münch. Med. Wschr. 117 (1975) No. 14)

En 1920 se produjo el estreno de "La Valse", una obra de la posguerra con el carácter de un baile de muertos, que tuvo mucho éxito, pero fue considerada como una exteriorización depresiva. Tenía modales distinguidos, y respetuoso con el prójimo. Sin embargo, no asistía a misas, nunca escribió música para la iglesia, y si se ocupó de los monasterios fue cuando hablaba del paisaje. En esa época, las sensaciones en el pecho, el insomnio y los estados febriles, llamados por Ravel "accesos de neurastenia" se hicieron más frecuentes. Las últimas obras terminadas de Ravel fueron tres canciones para barítono tituladas "Don Quijote a Dulcinea" que fueron pensadas para un film, que no llegó a realizarse.

LA ENFERMEDAD DEL COMPOSITOR

En octubre de 1932 el taxi en el que viajaba Ravel chocó contra otro vehículo, en París. El compositor sufrió un traumatismo cerebral leve, perdió un par de dientes y quedó momentáneamente confuso. En consecuencia le hicieron un tratamiento eléctrico "usando agujas de oro", y sesiones de hipnotismo, pero a partir de entonces empezó a retrasar sus composiciones. Trabajaba en numerosos bosquejos de distintas obras, porque le faltaba concentración. Muchos de sus biógrafos han remarcado que este accidente fue el detonante de su enfermedad grave que le aparecería; sin embargo, ya en 1927, cuando viajó a Estados Unidos, percibió ocasionalmente que los dedos no le respondían bien cuando tocaba el piano, y que las palabras no las podía pronunciar hasta sus últimas sílabas, por lo que optó por rechazar a los cazadores de autógrafos.

En 1933 estando en Saint-Jean-de-Luz, cerca de su ciudad natal Ciboure, bañándose notó que no podía efectuar algunos movimientos, el terror le dominó porque en vez de mover una pierna movía un antebrazo, y también le era imposible arrojar una piedra en la dirección elegida; por supuesto que escribir ya le significaba mucho esfuerzo. Al año, en su retorno a París, se acentuaron los signos de la apraxia, y efectuaba algunos gestos en lugar de otros. Se le calificó de avanzada depresión. Una nota de condolencia a un amigo le llevó más de ocho días porque no solamente equivocaba la ortografía sino que olvidaba la correcta forma de las consonantes, por lo que tenía que servirse del Larousse. Su médico Michaud anotó: "Padece de insomnio, confusión de ideas, astenia, déficit de concentración, temores, apraxia", síntomas que al acentuarse lo llevaron a un estado de rigidez. (D. Kerner)

Los allegados le buscaban lugares famosos para su reposo y diversión, pero su estado empeoraba. Visitó norte de Africa, Sevilla, Córdoba, Pamplona y sus acompañantes se asombraban que no se interesaba de nada, contemplaba alguna plaza grande desde el hotel, tenía diálogos con palomas, consumía grandes cantidades de té de menta. Tenía períodos intermitentes en que empeoraban su apatía y mutismo. Se movía con su figura macilenta, como vencido, gris blanquecino su rostro. Los familiares y amigos hacían todos los esfuerzos para animar su función intelectual, y algunas veces respondió que cuando escribiera música emplearía el ritmo árabe; en otras ocasiones expresó que había todavía mucha música dentro de él, o que estaba imaginando el inicio de un ballet.

UNA ENFERMEDAD RARA

Así fue pasando sus años con una resignación estoica frente a lo irreparable, pues la enfermedad aceptada actualmente como enfermedad de Pick es la debilidad asimétrica y circunscrita de la corteza cerebral en las zonas de formación del habla. Lo que empezó con insomnio (1919) y prematuro encanecimiento (desde 1919), llegó a la afasia y agrafia (1927), alexia y falta de concentración (1927), y las fases finales de inquietud y terrores. Si bien mantenía la capacidad del entendimiento, la pérdida de las funciones del habla, fueron interpretadas como hidrocefalia, sin acompañamiento de otros signos neurológicos, que requería la intervención quirúrgica. La atrofia de la corteza cerebral prematura, acentuada en los sesenta, condujo a la disminución de las funciones espirituales, que se mantenían no obstante de las destructivas alexia, apraxia y afasia.

En la enfermedad se produce una merma en las circunvoluciones de las regiones frontal, parietal y temporal. Una atrofia cerebral que produce un cuadro clínico no unitario, que se desarrolla a lo largo de varios años. El padecimiento de Ravel muestra la sucesión sintomatológica de todos los hechos patológicos que son de esperar. La presentación prematura se debió al abuso de la nicotina, alcohol y otros estimulantes, y la sigilosamente acción de una endocrinopatía inicialmente sospechada, que era el mixedema. La iniciación temprana dice de un terreno heredado y la confirmación de que se enferman las personas con alguna debilidad biológica: en Ravel, ciertos rasgos de infantilismo, las actitudes amaneradas, muchas excentricidades, la ausencia de mujeres en su entorno. Probablemente la enervante estereotipia del "Bolero" puede valer como un síntoma temprano en 1928, lo mismo que el torturante carácter de su concierto para piano en re mayor. Si bien eran síntomas de un terrible aislamiento y presión para el mutismo, su producción significó la lucha claudicante de su virtud creadora. (MMW, No. 14, 1975)

En 1937 necesitaba cuidados para todos sus actos pues permanecía con una mirada de desamparo, una sonrisa inexpresiva, y envuelto en un manto de silencio. El famoso neurocirujano Clovis Vincent fue consultado por la acentuación de los signos, y ante el temor que la presión intracraneal por la hidrocefalia aumentara, indicó una inmediata intervención. La noche anterior a la operación bromeó Ravel diciendo que el turbante de enfermo le hacía aparecer a Lawrence de Arabia. Volvió a asegurar que todavía tenía muchas ideas musicales. El 19 de diciembre se hizo la craneotomía, el cerebro exteriormente aparentaba estar normal. Unas horas después llamó a su hermano y cayó en sueño. Tenía 62 años. El 27 de diciembre entró en agonía y al siguiente día falleció el hombre que hizo de la música un remanso para la vida terrenal, dándole belleza acústica para la eternidad.


"La música notable debe salir del corazón"

tags: La Patria, Noticias de Bolivia, Periodico, Diario, Newspaper, La fatalidad y el famoso "Bolero" de Ravel

Comenta con Facebook

La Patria (Oruro), noticias de Bolivia y el mundo internacional, periódico boliviano de circulación nacional, comentarios, opiniones, entretenimientos y más. Diario de circulación nacional con alcance en Oruro, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí, Sucre, Tarija, Pando y Beni.

© 2018 Editorial LA PATRIA Ltda.
Oruro, Bolivia

 
Invitado (Versión gratuita)

Beneficios del suscriptor
Acceder
Revista Dominical - Pág 2 de 8
Servicios
Lo más visto
Noticias Bolivia     Minería       Deportivo     Cultural        Policial    Editorial         Ecología        Necrológicos    Avisos  Internacionales         Cultura       Oruro      Arte     Económicos      Tu Espacio
Guía Telefónica 2011

Nombre o Dirección
Número de teléfono
Gentileza de: OruroWeb      Coteor
Hazte fan de La Patria
Radio Mediterráneo FM 96.3 en vivo
MEDITERRANEO FM
      Hay 39 invitados en línea